Blog

Cómo saber si estás descuidando la limpieza de tu empresa

by in Sin categoría 3 diciembre, 2018

Todos conocemos las ventajas de tener un espacio de trabajo limpio. Aún así es muy común que otras prioridades ocupen nuestra atención y nos lleven a descuidar ciertos factores de higiene en nuestras plantas, oficinas y talleres; pasando de forma casi desapercibida pero generando un considerable daño al desempeño de la empresa y los empleados.

 

A simple vista podría parecer que el mantener un lugar de trabajo ordenado y relativamente aseado es más que suficiente. Desafortunadamente este pensamiento nos lleva a pasar por alto ciertos detalles de la limpieza del día a día, que por sorprendente que parezca, están afectando el desempeño del equipo y del personal, al igual que la percepción de los clientes.

Para que este no sea tu caso, te compartimos algunos indicadores que te ayudarán a detectar si estás descuidando algún aspecto importante de la limpieza de tu empresa.

 

1. Comentarios negativos de los clientes

Uno de los aspectos que la falta de limpieza afecta de forma inmediata, es la imagen de tu empresa. Una planta sucia o unas oficinas descuidadas inmediatamente causarán incomodidad en las personas que te visiten y ni hablar del efecto que un restaurante desaseado provoca en los comensales.

Si has recibido comentarios sobre malos olores, sobre la higiene de tus empleados o incluso si has notado que tus clientes se muestran incómodos cuando visitan tu negocio, ten cuidado. Hay algo muy evidente que estás dejando pasar y que está afectando fuertemente tu relación con tus compradores.

 

2. Ambiente laboral de incomodidad

Un lugar que no se ve bien o que no huele bien provocará que tus empleados no se sientan bien. De hecho, estudios demuestran que la limpieza es el criterio más importante para los trabajadores a la hora de valorar su espacio de trabajo.

Si notas a tu personal desganado, con mal humor y percibes un ambiente desagradable en tu empresa, lo más probable es que haga falta asear correctamente el lugar en el que laboran.

 

3. Baja eficiencia del equipo / constantes problemas técnicos

Si estás experimentando constantes problemas con tu maquinaria o equipos electrónicos, la falta de limpieza puede ser la causa. La acumulación de polvo o grasa afectan severamente los equipos, dañando su vida útil y causando recurrentes problemas técnicos.

Poner atención a su mantenimiento y correcto aseo te ahorrarán una considerable cantidad de tiempo y dinero en reparaciones, técnicos y tiempo muerto de producción.

 

4. Brotes de enfermedad y epidemias

Las bacterias y los virus proliferan más fácilmente en ambientes poco higiénicos por lo que es muy común que debido al contacto entre empleados y al uso de áreas en común, ocurran brotes de enfermedad o fuertes epidemias en lugares de trabajo con malas condiciones de limpieza.

Una empresa continuamente aseada y que toma medidas sanitarias correctas ante la enfermedad de uno de sus empleados, difícilmente tendrá que experimentar este tipo de situaciones sumamente nocivas para la productividad, imagen y clima laboral.

  

5. Mal rendimiento de los empleados

La limpieza juega un papel fundamental en el rendimiento de los trabajadores. Además de que un ambiente aseado provocará un clima agradable en el que puedan trabajar sin accidentes, distracciones o incomodidades; evitarás el surgimiento de alergias, enfermedades e intoxicaciones que afectarían directamente la productividad de la empresa y la integridad de los empleados.

 

 

Si después de leer esto identificaste que alguna de estas situaciones tienen lugar en tu empresa, es momento de que tomes acción y replantees la cultura sanitaria de tu lugar de trabajo.

En BETA nos especializamos en ofrecer soluciones integrales de limpieza para todo tipo de empresas a través de nuestro programa “Master Service” que abarca visitas técnicas mensuales, capacitaciones operativas, soporte técnico y auditorías para que estés completamente cubierto.